0

Producto añadido correctamente al carrito

Seguir comprando Ir a la caja

Consejos para evitar el síndrome del ordenador

Consejos para evitar el síndrome del ordenador

 ¿Pasas muchas horas delante de una pantalla? Puede que sufras el conocido como síndrome del ordenador. Se trata de un conjunto de molestias o dolores que caracterizan a una persona que trabaja o estudia frente al PC de manera prolongada y rutinaria. Especialistas médicos han comprobado que mantener una misma postura en nuestra jornada laboral durante cinco años consecutivos trae consecuencias muy graves para nuestra salud. Entre los síntomas más habituales destacan el dolor de espalda, la resequedad ocular, contracturas, retención de líquidos y dolor de cuello. Esta serie de patologías no siempre se curan fácilmente y se vuelven crónicas. Así que olvídate del falso mito del cactus en tu mesa de trabajo y sigue esta serie de recomendaciones que te facilitamos en 2ndOn.

Elige bien tu silla 

Si trabajas frente al ordenador y tu silla no es ergonómica, la postura que mantendrás durante toda la jornada será incorrecta. Lo ideal es optar por un respaldo ajustable que sea lo suficientemente alto para cubrir la totalidad de la espalda y que se ajuste a la curva lumbar. Si el respaldo no cubre nuestra lumbar, siempre podemos recurrir a utilizar un pequeño cojín. La altura de la silla se debe ajustar de tal forma que los antebrazos formen un ángulo de 90 grados. Los brazos deben quedar pegados al cuerpo y los hombros deben quedar alineados a la misma altura que la cadera. Estas pequeñas medidas evitarán tensiones musculares, dolores de espalda y cefaleas en la parte frontal de la cabeza.

Problemas trabajo ordenador

Posición de la pantalla

Estar mucho tiempo frente a la pantalla de un ordenador puede provocarnos algunas molestias, como visión borrosa, enrojecimiento, fatiga visual o dolor de cabeza. Al mirar fijamente a la pantalla, nuestros ojos parpadean menos y se secan más. Para evitarlo, es importante ajustar la altura de tal forma que la parte superior de esta quede a la misma altura que los ojos. La manera más sencilla para conseguirlo es colocar un soporte bajo el monitor. Además, debe estar a unos 50 centímetros de distancia respecto a nuestro rostro. Otro factor a tener en cuenta es la intensidad y brillo de nuestro monitor. Es recomendable disminuirlo y adaptarlo a la iluminación de que tenemos. Asimismo, el zoom debe ser nuestro aliado y el tamaño de la letra debe ser el adecuado, si es demasiado pequeño nos fatigaremos.

Realiza pequeños descansos

Esta serie de recomendaciones, debemos completarlas con pequeños descansos que nuestra vista y nuestro cuerpo nos agradecerán. Mirar fijamente un objeto distante como puede edificio de enfrente a través de la venta o cerrar los ojos durante un minuto por cada hora de trabajo, nos ayudarán a evitar que nuestro ojos se resequen. ¿Te has quedado sin agua? Aprovecha el camino a la fuente de agua para levantarte del asiento y hacer ejercicios como girar el torso o rotar el cuello. Lo ideal es hacer este tipo de descansos cada hora y media o dos horas.  

Etiquetas consejos

Deja un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Escribir Código