0

Producto añadido correctamente al carrito

Seguir comprando Ir a la caja

Consejos para que tu smartphone no se muera este verano

Consejos para que tu smartphone no se muera este verano

El verano ha llegado y la ola de calor se queda entre nosotros. Nos hidratamos, nos protegemos con crema pero descuidamos a nuestro fiel compañero de toalla. Nuestro móvil nos acompaña durante las largas horas en la playa y es precisamente en esta época

Mobile touch phone in sand on beach

 del año cuando el número de averías se dispara a causa de las altas temperaturas. Por esta razón, en 2ndOn queremos darte unos consejos que ayudarán a que tu economía vacacional no se vea aumentada con un cambio de dispositivo.

La temperatura óptima de funcionamiento de un dispositivo móvil está por debajo de los 30 grados y a partir de esa barrera el rendimiento puede verse afectado provocando que las aplicaciones se cargan a una velocidad más lenta y el dispositivo trabaja más lento.  Si se superan los 45ºC, algo no muy difícil durante una ola de calor, el móvil es incapaz de refrigerarse con rapidez ya que su sistema de ventilación puede resultar insuficiente cuando la temperatura exterior es muy alta, lo que puede crear situaciones de riesgo y sobrecalentar el dispositivo hasta averiarlo. De hecho, se calcula que un 40% de las averías de los teléfonos móviles se produce entre los meses de junio y agosto.

Consejos para evitar el sobrecalentamiento

Algunos terminales envían alertas cuando detectan que han adquirido una temperatura muy elevada. Tanto si tu dispositivo te alerta como si no, la forma más sencilla  de evitar el recalentamiento es mantenerlo alejado de la fuente de calor. Si estás en la playa, procura dejarlo dentro del bolso, de la sombrilla o cubierto con una toalla. Evita a toda costa tenerlo encima de la toalla mientras estás expuesto al sol. Evita también dejarlo encima de la mesa de la terraza en las largas charlas con tus amigos.

Otro punto a tener en cuenta es proteger el teléfono de las cremas y aceites solares. Si el dispositivo entra en contacto con cremas o aceites solares mientras se escribe o responde una llamada, se puede dañar el circuito interior. Con una simple funda o protector evitaremos esta vulnerabilidad.

Otro de los motivos por los que se recalienta el móvil son los largos períodos de carga. A veces, retrasamos la carga hasta la noche para no quedarnos sin móvil y al final queda cargándose durante mínimo ocho horas. Esto hace que se reduzca la vida útil de la batería y también aumente el calor del sistema.

Del mismo modo, el uso de GPS, o los juegos con alta calidad gráfica o demasiado pesados para la memoria RAM también causan un excesivo calentamiento del mismo. Una de las recomendaciones pasa por reducir el brillo de la pantalla cuando se ejecutan juegos o películas por largos períodos de tiempo.

Y por último, utiliza las copias de seguridad. Tras el verano, seguro que habrá aumentado de forma considerable la agenda, el número fotos y  vídeos almacenados.

Aplicaciones aliadas

El mercado APP, nos ofrece numerosas aplicaciones que podemos instalar para tener un total control de la temperatura del nuestro dispositivo móvil. Una de ellas es la “iSat 2” para iPhone e iPad. Además de monitorizar la temperatura, calcula el nivel de datos consumidos y restantes. Si se trata de un smartphone Android, se puede optar por la aplicación gratuita “Cooler Master”. Esta APP escanea el dispositivo para determinar la temperatura que tiene en ese momento y  localiza los servicios que producen sobrecalentamiento para borrarlos posteriormente.

Deja un Comentario

* Nombre:
* E-mail: (Not Published)
   Website: (Site url withhttp://)
* Comentario:
Escribir Código